¡Te llevo al oeste de Aveyron para mi primer vuelo en parapente en las alturas del Lot! Vuela lejos conmigo...

¡Las melodías y yo, eso es dos! Más bien cerca del suelo, me dejo tentar por este vuelo en parapente que ofrecen Elisabeth y David. Ambos son grandes aficionados al parapente y tienen muchas ganas de ayudar a la gente a descubrir las sensaciones que experimentan las aves que observamos desde tierra cada día...

Jerónimo Morel

¡Nos reunimos en una hermosa tarde a principios de julio en algún lugar de los límites de nuestro hermoso Aveyron para comenzar esta experiencia!

Le Saut de la Mounine, un lugar de leyenda

Esta localidad toma su nombre de una historia eterna contada a grandes y pequeños: a una joven enamorada de un chico se le prohíbe casarse con el amado de su padre. Ella es la hija del señor de Montbrun, él es solo un simple plebeyo.

Con la ayuda de un ermitaño que vive en el acantilado que domina el Lot junto a su mono: su mounine en occitano, organizan un plan para hacer que el padre enojado diga "sí". El mounine saltará desde el acantilado vestido con un vestido blanco como la joven para darle al padre la ilusión de que su hija se habrá suicidado tras sus numerosas negativas a casarse. Tomado por una tristeza infinita, es cuando ve a su hija (muy viva) que ¡inmediatamente celebra el compromiso!

¡Ya conociendo bien esta leyenda, me gustaría no correr la misma suerte que la montaña!
Inmediatamente David me tranquiliza: lleva años ejerciendo su actividad, antes en
los Alpes, y domina a la perfección todo lo que necesita saber para un despegue y un vuelo exitosos.

Nos estamos preparando…

Buenas y buenas, más que equiparte: arnés, correas, big bag
mochila que te servirá de asiento en vuelo y sobre todo: un buen pequeño
casco !

Nos enganchamos por el bien de los mosquetones entre pasajero y monitor… Solo queda esperar a que levante viento… Las hojas de las encinas de abajo empiezan a retorcerse, ¡es la hora!
Estamos listos. El ala es impresionante colocada en el suelo antes del despegue, las líneas son muy rectas y forman líneas.
colorido en este suelo rocoso de la causse.

El viento se levanta: "Mira hacia adelante, camina rápido cuando te diga ... ¡Vamos!" Obedezco, un grito marca nuestros pies que despega
desde tierra, la vela nos lleva y pronto estamos 300 metros sobre los meandros del Lot.

Que vista ! ¡Qué libertad! Es tan impresionante esta sensación de volar en silencio: ¡somos más altos que los mismos pájaros! Bajo mis pies, incluso veo una cometa...

En el cielo, con los pájaros...

Ya no tengo aprensión, solo disfruto. Discutimos con David: está equipado con un micrófono para comunicarse con los otros parapentistas en el área pero también con Elisabeth que está en el suelo y que nos recogerá con su furgoneta. También tiene una caja que mide la presencia de aire caliente ascendente, lo que le permite subir un poco más. Me explica que puedes volar mientras tengas este aire caliente (hasta 612 kms de distancia para el récord) pero al mismo tiempo, nunca sabes por cuánto tiempo exactamente: el parapente depende del clima, tiene para hacer frente a los cambios de tiempo.

No subiremos muy alto, pero ya la espectáculo me deleita! veo el campanario fortificado de Sainte-Croix, la Sauté-bastida de Villeneuve, el Lot y sus acantilados, supongo que la posición de Figeac y en contraste con San Cirq Lapopie.

Es hora de establecerse. dejamos el acantilados volar sobre el causa y sus campos repletos de fardos de paja u ovejas, que trataremos de evitar: ¡una experiencia a la vez! Me las arreglaría sin dar un salto de tamaño natural...

“Este campo de allí, ¿lo ves? Aquí es donde aterrizaremos. Es impresionante porque vamos a llegar rápido, pero recuerda una cosa: te levantas del arnés (el asiento) y te preparas para correr”, se anota.
De hecho, ni siquiera necesité dar un paso. Aterrizamos como si acabáramos de saltar en el lugar.

Elisabeth nos espera con el lanzadera para llevarnos de vuelta al punto de partida donde mis amigos
esperar su turno. Estoy encantada, ¡y ellos también lo estarán!

Temas

Clémence

Acerca de Clemencia

Originario de los Pirineos, llegué a la comarca por casualidad. Encontré en Bastides y Gargantas de Aveyron una región salvaje y patrimonial que me hizo quedarme. Para poder caminar tanto en estrechos desfiladeros que
me recuerda a mis montañas o en causses aireados es lo que más me gusta! Aunque también me interesa la cocina local, farçous, spit cakes, aligot: hasta un vegetariano encuentra la felicidad...
Todos los días por trabajo cruzo los siglos en mis visitas guiadas: ¡nunca te aburres en West Aveyron!

¿Le ha parecido útil este contenido?

Compartir este contenido